“Los ODS son la mejor expresión de la ambición que podría tener la sociedad global”

La Iniciativa Tierra y ODS conversó con Oscar Bazoberry Chali, sociólogo con especialidad en métodos de investigación social que coordina el Instituto para el Desarrollo Rural de Sudamérica (IPDRS).

El IPDRS es una ONG que nació en 2009, especializada en construcción teórica y metodológica, con visión sudamericana, con orientación a comprender y transformar el conocimiento, las categorías y las prácticas con las cuales se aborda el tema rural, población campesina, indígena, afrodescendiente, entre otras y otros actores relevantes.

Puntualmente, esta iniciativa ejecuta proyectos, realiza consultorías y evaluaciones y gestiona servicios de fortalecimiento de capacidades de desarrollo rural en Sudamérica a través de las líneas de: INVESTIGACIÓN-ACCIÓN, COMUNICACIÓN e INTERAPRENDIZAJE.

Bazoberry Chali explica que entre las principales líneas temáticas se encuentra la tierra y el territorio, las autonomías territoriales, el autogobierno, los sistemas agroalimentarios, las semillas, los mercados, entre otros. “Actualmente, estamos dando un énfasis especial a la comprensión de los derechos de los campesinos y otras personas que trabajan en el campo, adoptados por la Asamblea de Presidentes en Naciones Unidas en el 2018, y relacionándola con los derechos indígenas y otros derechos particulares, para tener una noción más amplia de la diversidad de los sujetos y actores rurales”.

Este Instituto realizó una investigación sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y Desarrollo Territorial: “Medición Experimental en el Norte Amazónico de Bolivia”. 

En este sentido, el sociólogo cuenta cómo nació la necesidad de realizar este documento. Tanto la ONG como él, vienen “haciendo estudios sobre el impacto y la aplicación de los indicadores de desarrollo establecidos en el marco de la NNUU (Naciones Unidas). He trabajado en los Objetivos de Desarrollo del Milenio, concluyendo que es muy difícil establecer su impacto real en la condición de desarrollo de la humanidad, y en la reducción de desigualdades, especialmente en lo referido a pueblos indígenas”.

Manifiesta también que “los ODS, son mucho más amplios y prometedores que sus antecesores, y el reto es mayor. Hipotéticamente contienen los suficientes criterios que permitirían un desarrollo más amplio, y mejores condiciones para las ruralidades. Al incluir medio ambiente, diversidad, y la ambición de eliminar condiciones de pobreza y desigualdad, es alentador”.

Vincent Vos, Investigador. Jóvenes de Municipios de Beni y Pando analizando la producción de cacao amazónico, en Riberalta.

Sin embargo, alerta que “alentador no es suficiente, puede ocurrir que se queda en propósitos, y finalmente el mundo continuará con su habitual crecimiento, desigualdades y camino al abismo”.

El informe al que nos referimos es “un ejercicio que continúa otros intentos de comprender la relación sociedad instituciones naturaleza, en esta región en particular. Pero al mismo tiempo, en términos de método, es una provocación para trabajar los objetivos en términos de territorios subnacionales”.

Lorenzo Soliz / IPDRS. Convergencia de los ríos amazónicos Madre de Dios y Beni, a la altura de la ciudad de Riberalta-Beni.

Informe: “Medición Experimental en el Norte Amazónico de Bolivia”

Oscar Bazoberry Chali explica que el estudio aborda ocho de los 17 Objetivos de Desarrollo Sustentables (ODS), que fueron seleccionados por tener una relación directa con la región, la Amazonía boliviana. Dentro de esos ODS, también se eligieron algunos de los indicadores y medidores que luego interpretaron y ajustaron, teniendo en cuenta el contexto y la posibilidad de obtener datos.

El informe aborda las metas 1.4, el 2.3, 5.a. y 15.3. vinculadas con la gobernanza de la tierra. Respecto a garantizar el derecho a los bienes naturales, entre ellos la tierra, los resultados indican que existen nuevas tensiones, tanto internas dentro de las tierras colectivas, como entre éstas y otros asentamientos y vecinos, tomando en cuenta que en la región estudiada ya habría concluido el “saneamiento de tierras”. Aquí es preocupante la insistente corriente que comprende la propiedad individual como el pleno ejercicio de propiedad, aspecto que está presente en buena parte de los objetivos, y de las instituciones de NNUU.

Lorenzo Soliz/ IPDRS. Jóvenes indígenas de CIPOAP y CIMAP, en Pando, analizan y formulan propuestas en torno a los temas de su interés en el marco de los ODS.

Sobre la 2.3* discutieron los métodos de medir la productividad y los ingresos de los productores en pequeña escala, tomando en cuenta que la Amazonía no es propicia para agricultura tradicional, y la estadística no toma en cuenta los sistemas complejos de la producción agroforestal, cuidado y recolección, entre otras actividades que tienen potencial alimentario y no son adecuadamente medidas.

En relación al 5.a** que es una meta de proceso, encontraron grandes avances en el caso boliviano. Sin embargo, se requieren reformas internas en las comunidades y territorios colectivos, para garantizar, velar y promover los derechos de las mujeres.

Lorenzo Soliz / IPDRS. Paso de camiones por el río Beni, entre Riberalta-Beni y Las Piedras-Pando, a través de pontón.

La 15.3***: la Amazonía boliviana, en la región estudiada, mantiene un nivel de conservación importante. Sin embargo, existe un gran riesgo dado el interés del gobierno de Bolivia de activar procesos de industrialización agrícola en estas regiones, conociendo la fragilidad de los suelos. Al mismo tiempo, algunas familias de nuevos inmigrantes han comenzado a deforestar para la crianza de ganado bovino, lo que conlleva un proceso lento de degradación de suelos, como ya ocurrió en algunos territorios de los países vecinos. Igualmente hay amenazas como la explotación de oro, que está avanzando aceleradamente.

Sobre el proceso de investigación, cuenta que “la población fue informada, se llevaron adelante talleres y seminarios para difundir los ODS, de manera que la información que la población comparte, como los resultados, pasan por este tamiz de la utilidad pública. Esto también significa utilizar métodos no necesariamente estadísticos, lo cual tiene ventajas y desventajas. Sin embargo, esta elección no es solamente una decisión del investigador, sino una condición del contexto, y en nuestros países son bastante dudosas las estadísticas públicas, especialmente en estos temas que son de interés y en su alcance territorial”.

A su vez, las dificultades son “la explosión de la documentación y la reflexión recogida, ahí se puede ver que intentamos resolverlo con un orden no convencional de la exposición de los resultados, conociendo que un documento de esa envergadura es muy difícil que llegue a un número importante de población, aunque tenemos algunas indicaciones que ha sido útil para algunos funcionarios y organizaciones”.

La perspectiva de los ODS

El sociólogo destaca que “los ODS son la mejor expresión de la ambición que podría tener la sociedad global, eliminar pobreza, reducir desigualdades y hacer de este mundo natural sostenible. Al mismo tiempo, tienen legitimidad, ha sido aprobado por los presidentes del mundo. Y finalmente, corresponden con la urgencia de parar ciertos procesos que están poniendo en riesgo la diversidad biológica y poniendo en riesgo la vida como la conocemos”.

En la misma línea, aclara que su mayor temor es que “la discusión sobre el alcance, la eficiencia y eficacia, de una propuesta global tan interesante, y urgente, gire sobre el pie de NNUU y de las organizaciones que se articulan al sistema global”. Alerta que podría ocurrir nuevamente, que desde las propias instituciones de la ONU sean “condescendientes con los pobres avances de algunos países”. “Pongo el caso de los asesinatos de los líderes y activistas en algunos países de nuestra región”, aclara.

Lorenzo Soliz / IPDRS. Mujer de comunidad Canadá-Sena, Pando, quebrando coco de castaña.

A 10 años del 2030 y en contexto de pandemia, bien sabemos que los ODS están en riesgo, “pero no cabe inocencia, los gobiernos y los actores, sociales y económicos, que no pretenden poner límites a sus afanes de crecimiento y consumo, aprovecharán cualquier ocasión, discurso, o finalmente ‘derechos y convenciones jurídicas’, para evitar reducir riqueza, lo que a gobiernos les permite el dominio político y a los privados el dominio económico”.

Oscar Bazoberry Chali concluye con una recomendación fundamental: “Llevar el debate de los ODS, las metodologías, a territorios concretos y propiciar cambios informados con los actores legítimos con arraigo local”.

*2.3 Para 2030, duplicar la productividad agrícola y los ingresos de los productores de alimentos en pequeña escala, en particular las mujeres, los pueblos indígenas, los agricultores familiares, los pastores y los pescadores, entre otras cosas mediante un acceso seguro y equitativo a las tierras, a otros recursos de producción e insumos, conocimientos, servicios financieros, mercados y oportunidades para la generación de valor añadido y empleos no agrícolas.

**5.a Emprender reformas que otorguen a las mujeres el derecho a los recursos económicos en condiciones de igualdad , así como el acceso a la propiedad y al control de las tierras y otros bienes, los servicios financieros, la herencia y los recursos naturales, de conformidad con las leyes nacionales.

***15.3 Para 2030, luchar contra la desertificación, rehabilitar las tierras y los suelos degradados, incluidas las tierras afectadas por la desertificación, la sequía y las inundaciones, y procurar lograr un mundo con una degradación neutra del suelo.